diecisiete,


La colección diecisiete, practica el cubismo editorial (aludimos al “cubismo ideológico” propuesto recientemente por Carlos Amorales). Más que como una revista, más que como un libro, cada volumen de la colección puede comportarse de forma indistinta como una u otro, o incluso como ambos, a modo de un archivo. En línea es una revista y en papel un libro, pero sus dos superficies son, con Moebius, una y la misma. En contenido, sus tomos yuxtaponen, fugadas, una sección temática (“Expediente”), otra académica (“Estudios críticos”) y una experimental (“Escrituras”); además de portar, en el singular espíritu schwitteriano del arte Merz , avisos y señales de otras instancias (“Nuncios”). Una sección suplementaria (“,”) a cargo de los editores reorienta retroactivamente el conjunto. Como en todos los emprendimientos de 17, Instituto de Estudios Críticos, también aquí se trata de reabrir al sujeto y de dar pie a nuevas formas de legitimación. Afirmamos así el “derecho primordial a decirlo todo, aunque sea como ficción” y el “derecho a decirlo públicamente, a publicarlo”: posuniversitariamente hacemos nuestra la derridiana universidad sin condición. 

Núm. 8: LOS CUERPOS DE LA IMAGEN


Portada