La oscuridad del instante vivido

Michael Francis Gibson

Resumen


Conocí a Evgen Bavčar en 1975 en París. En ese entonces era todavía un joven de 29 años que había dedicado su tesis de doctorado a la teoría estética de Ernst Bloch y Theodor Adorno. Yo también me interesaba en el pensamiento de Ernst Bloch y fue por eso que el librero Martin Flinker, que vendía ediciones alemanas sobre el Quai des Orfèvres en París, me presentó con Evgen. A mí me había seducido la teoría del sueño y la vigilia o Tagtraum expuesta en las primeras páginas de El principio esperanza, planteamiento fundamental para la filosofía de Bloch, y con el fin de saber más de ella fui a Tubinga en febrero de 1975 para entrevistarme con él, que tenía entonces noventa años. Yo debía obtener de esa charla dos horas de transmisión para Radio-Canadá, mismas que integré en una serie de once emisiones de una hora y que reunía a una cuarentena de personas: artistas, filósofos, científicos y psicoanalistas, entre otros, para discutir al nivel adecuado las condiciones de la creación en el arte contemporáneo. Esta serie, con el título Los horizontes de lo posible, fue difundida por France-Culture en 1981. La tesis central de esos programas afirmaba que era imposible que el arte verdadero se diera en ausencia de un más allá (dicho de otra manera, de una trascendencia) así fuese en la inmanencia, según la fórmula llena de sentido de Bloch quien, como todos saben, era un marxista bastante singular.


Texto completo:

PDF


© Diecisiete, teoría crítica, psicoanálisis, acontecimiento, 2011 - 2015