Escrituras


Experiencia de la inscripción

Tiempos de historias que no son mentira

Arthur Frank argumenta que cada persona que ha estado cara a cara con una enfermedad tiene una historia detrás, una historia que necesita ser contada, pero para que esto suceda es necesario construir un espacio con un interlocutor. Las historias detrás de las paredes del Hospital Gonzalo González en Quito, Ecuador y el diálogo establecido con 24 personas que una vez fueron afectadas por la enfermedad y para quienes el hospital permanece como su hogar responden al entendimiento de que el testimonio es un canal poderoso para «reconocer» el valor y la potencia de la voz de las personas con la enfermedad de Hansen para entender los tiempos que vivimos y los que vienen.

Vidas interrumpidas, reimaginadas

 Las historias presentadas aquí ilustran las consecuencias del miedo, de la discriminación, y de una política que probablemente nunca fue necesaria que retiró los derechos de muchas personas y los separó de sus familias. Los relatos documentan la evolución del hospital y de la comunidad; muchos fueron enviados al Gonzalo González en el momento más restrictivo durante el cual a las parejas no se les permitía vivir juntos, los residentes tenían pocas oportunidades sociales, no se les permitió organizarse en sindicatos, y las comidas se distribuían a través de una reja en el suelo, “como se da de comer a cualquier animal bravo; pasándonos la comida por debajo”. Este libro habla de cómo las regulaciones se hicieron más relajadas y residentes ganaron más libertades con el paso del tiempo.

Nuestra historia no es mentira

Para quienes trabajamos en el tema de la enfermedad de Hansen o lepra, dentro de comunidades, buscando establecer puentes entre personas quienes han sido afectadas y el mundo que las rodea, no es nada desconocida la anécdota de Francisco de Asís y su primer encuentro con una persona afectada por la enfermedad. En su testamento, Francisco la narra de la …

Revista Verdecruz

 Hace nueve años, con ocasión de las festividades del 15 de Agosto de 1961 sale por vez primera la Revista “Verdecruz”, órgano oficial del Sanatorio “Gonzalo González”. Y, con esta oportunidad, los que patrocinamos la aparición de este vocero, nos fijamos una meta, por cierto, compleja, y al parecer, inalcanzable: la rehabilitación integral del paciente de Hansen. Pero para cumplir con esta tarea que nos habíamos impuesto, teníamos que llegar al pueblo, a los líderes de la comunidad como profesores, estudiantes, sacerdotes, y profesionales, etc., con nuestra palabra sencilla y veraz fundamentada en los adelantos de la Leprología.

Comencé a escribir

En el año 1927 en que fue inaugurado, el enfermo llegaba, cruzaba las puertas del leprocomio y no volvía a salir. Ahí moría, y era sepultado en un cementerio que había en los mismos terrenos. Después de muchos años, poco a poco, le fueron permitiendo al enfermo que saliera a la calle o que le visitara la familia. En 1977 pasó a ser el hospital Gonzalo González. Luego, comienzan a dar ingreso a enfermos con otros padecimientoss, ya no eran solo personas con Hansen. Con el avance de la medicina, en 1987 llegan nuevos medicamentos que detienen la enfermedad y curan al enfermo.