Escrituras

Vidas interrumpidas, reimaginadas

 Las historias presentadas aquí ilustran las consecuencias del miedo, de la discriminación, y de una política que probablemente nunca fue necesaria que retiró los derechos de muchas personas y los separó de sus familias. Los relatos documentan la evolución del hospital y de la comunidad; muchos fueron enviados al Gonzalo González en el momento más restrictivo durante el cual a las parejas no se les permitía vivir juntos, los residentes tenían pocas oportunidades sociales, no se les permitió organizarse en sindicatos, y las comidas se distribuían a través de una reja en el suelo, “como se da de comer a cualquier animal bravo; pasándonos la comida por debajo”. Este libro habla de cómo las regulaciones se hicieron más relajadas y residentes ganaron más libertades con el paso del tiempo.