Expediente

No dejes de resistir al destino

En seguida un fragmento de “Le voyeur absolu” (Seuil, 1992), volumen en que el pionero de la fotografía de ciegos y ensayista esloveno propone algunos apuntes sobre su vida y su primera relación con la ceguera: “Yo tenía solo siete años cuando murió mi padre. El recuerdo más intenso que guardo de él es el de un fusil para niños que me fabricó, como para decirme: no dejes jamás de resistir al destino. Ignoraba aún que pertenecía a una pequeña nación amenazada por otros. ¿Cómo hubiera podido comprender entonces que sería lo mismo para mí y que me haría falta tanta energía para defender mi propia identidad?”.