Expediente

Dentro del exilio (fragmentos)

 

Fragmento de Dentro del exilio, poema en cinco partes, inédito.

Primavera y verano de 2020, en Saint-Julien-Molin-Molette

 

 

I

 

Confinado cada día consulto

a un poeta

hojeo alguna de sus obras

Anteayer me zambullí

en Ecce Homo de Georges Ribemont-Dessaignes

Ayer le tocó a Juarroz

con su título único y lleno de sentido

Poesía vertical

Y hoy Emily Dickinson

tocó la puerta

de mi cerebro ya libre de cadenas

Pues el adiós es la noche me

murmuró al oído.

 

Todos vamos como si lloviera

y luego a veces nos quedamos dormidos      tarde o temprano

Dispraxia diabética

afectado por la enfermedad de Lyme

disminuido ahora debido a una sobrecarga ponderal efectiva

en ocasiones falta de sueño

hace años que me he convertido

en un caso clínico

Mi estado de salud

deja mucho que desear

 

El mundo va como debe ir

pasará mucho tiempo antes de que me vuelvan a ver

Ahora hay demasiada agua

en mi vaso de vino tinto

Soy ese paciente que aguarda el toque de queda

Las fábricas están vivas a lo lejos

y el planeta de sueños se hunde

en los misterios de la claridad

 

Camina o revienta me dijeron

Camina o revienta porque los milagros

sólo ocurren una vez

en la vida

aunque la vida esté

repleta de ellos sin embargo

 

Ya no me permito

mirar a una mujer hermosa en la calle

aún menos abordarla

o contemplarla de manera insistente aunque discreta

Me hicieron comprender

lo que hay        en eso

de indecencia y dominación

 

Ya no me arriesgo

a compartir mis deseos

y mis disgustos

No me gusta raspar ni herir

y sobre todo no me gusta sorprender

Mi poema irrita a los burgueses

y alegra el corazón de los mortales

 

Mi boca es el grito del mundo

mi rostro su reflejo

por fin recobré mi inocencia

y hace mucho

que despedí a mis últimos demonios

Ahora un cielo de tinta azul

se esfuma en la noche

 

No es

la primera vez que ocurre

pero quisiera esta noche

poder decirlo todo

en una sola frase

en una sola palabra

Quisiera

dar libre curso a la vida

 

Confinado como

en cárcel de silencio

y al alba

los cantos de los pájaros

los murmullos del viento

 

Vuelve a caer entonces la noche

ya sólo se ve

esa sutil luminosidad del aire

en la sombra asfixiante

Ya sólo se ve el horizonte carcomido

Ya sólo se ve la frontera

Ya no se ve nada

Confinado estoy y sigo

MUDO

La Bitácora del encierro es un proyecto de la UAM Cuajimalpa