Nuncios


Contenidos patrocinados

Releer a Paul Celan

Los poemas de este ciclo fueron acompañados de ocho grabados de Gisèle Celan-Lestrange; ese mismo otoño, la pareja decidió separarse. Los graves conflictos que vivían a causa de las crisis psíquicas del poeta hacían muy difícil una vida en común. En estos poemas, Celan reafirma su preferencia por una pareja que nunca le fallará: su alter ego, al que llama Tú. Para manifestar su oposición a las lecturas materialistas de Peter Szondi, Hans-Georg Gadamer comentó poema a poema, en un volumen que hasta ahora era de obligada referencia académica: ¿Quién soy yo y quién eres tú? (Herder, 1999). Ahora el lector dispone de los comentarios que el filólogo francés Jean Bollack (amigo de Szondi y de Celan) escribió para replicar a la hermenéutica gadameriana. Bollack despliega aquí su hallazgo. El poeta se ha escindido en dos instancias: el yo, o sujeto histórico, y el tú, o sujeto lírico. El lector se encuentra ante el diálogo irónico que entablan estos dos pronombres esenciales. Y Arnau Pons complementa el desciframiento cuestionando a su vez las interpretaciones supuestamente críticas que han surgido en el ámbito universitario, aportando su punto de vista. Leer es también subvertir.

Por una política social

La crítica es contribución al bien vivir y al bien morir. La muerte no es sin más inevitable, porque es la sombra de la desigualdad. La circunstancia social, la situación económica y la condición cultural de las personas se relacionan estrechamente con su salud y bienestar. Es preciso replantear la idea misma de vulnerabilidad y analizar la natalidad, la morbilidad y la mortandad en sus fundamentos. Las enfermedades son evitables, no una condena. Este trabajo, de fondo a la vez que de coyuntura, enfatiza el papel que está llamada a jugar la trama institucional del Estado, con miras a una verdadera política. Para adquirir el impreso, clic aquí.