La escritura, el cuerpo y su desaparición

Un recorrido sin par por un territorio que atañe a la relación entre palabra y cuerpo, teoría y experiencia, arte y sufrimiento. Mediante una minuciosa aproximación a las obras del artista chino posconceptual Song Dong y de la poetisa y cineasta egipto‐francesa Safaa Fathy, Marcela Quiroz Luna tematiza incisivamente tres ámbitos, en un registro que es a la vez autográfico: la teoría y crítica de arte contemporáneo, el testimonio en sus dimensiones filosófica y literaria, y los estudios críticos de la “discapacidad”. Herida que es pensamiento que es herida. 

Nos queda la palabra

«Tenemos que reconciliarnos, que perdonar a muchas personas y que juzgar a otras. Y siento que solo lo podremos hacer si sabemos de verdad qué nos ha ocurrido, quién ha muerto, por qué, quién lo mató, qué quería, quién lo solapó. Porque los auténticos narcotraficantes no están en la prensa, sino que son unos empresarios muy ricos que están blanqueando dinero y haciendo negocio con el dolor de todos nosotros. Hasta que eso se entienda, se haga público y de algún modo se detenga, es imposible acabar con esta guerra. Por eso es que tenemos que dejar escrita nuestra memoria de lo que está ocurriendo». Eso nos dijo Lolita Bosch durante una entrevista. En 2015.

Mis nuevas escrituras, las Nuevas Escrituras

En ocasión de su recepción del Doctorado honoris causa por 17, Instituto de Estudios Críticos, Mario Bellatin leyó el 16 de enero de 2019 las siguientes páginas. El escritor antecedió su lectura con algunas reflexiones acerca del tratamiento literario posible de lo que acontece. Hay hechos que no pueden quedar en silencio. ¿Qué margen tiene entonces la literatura para referir a ellos, sin quedar sometida a los resortes de la política? Aquí destacan los nombres de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, que después de cinco años siguen desaparecidos.